viernes, 3 de julio de 2015

...HOY HACE CINCO AÑOS...

Si hay algo que desearía conocer con todas mis fuerzas, son las condiciones que rodearon tu nacimiento. 

Lo desconocemos absolutamente todo, lo único que hemos podido averiguar ha sido a través de Tiffani Wan, la cual investigó por nosotros acerca de tu pasado en China.

Y aunque es poca la información obtenida, la guardamos como "oro en paño" por lo que supone tener piezas del puzzle tan maravilloso que es tu vida.
Consiguió el informe policial que se realiza cada vez que en China es encontrado un niño o una niña abandonados, en el aparecía que te encontraron un día como hoy de hace ya cinco años, a las nueve de la noche, en la puerta que comparten la Oficina de Asuntos Civiles y el Orfanato de Fengcheng.



Una trabajadora del Orfanato entraba de turno a esa hora y escuchó el llanto débil de un bebe, miró con detenimiento y allí en una pequeña cajita de cartón, había un bebe recién nacido, estabas bien envuelta en una toquilla con dibujos de Hello Kitty, algo que nos podría parecer extraño sabiendo que era el mes de Julio y las temperaturas tan altas que hay en esta época en China, pero que una vez que has estado allí y has visto como arropan a los bebes continuamente y te regañan si los llevas un poco destapados...deja de extrañarte.

Inmediatamente se llamó a la policía para que emitieran el informe y buscaran a tus padres de nacimiento, te dieron un biberón con leche, te examinaron y por como estaba el cordón umbilical, determinaron que habías nacido, probablemente, en esa misma mañana.

...Y es, justo esas horas que van desde el amanecer hasta las nueve de la noche en que te encontraron...las que hacen volar mi imaginación, fíjate que más que los meses de embarazo, que también me hacen pensar en un embarazo, con toda seguridad, oculto, sin cuidados de ningún tipo, ni ecografias, ni vitaminas, ni ácido fólico...ni tantas cosas que tenemos las mujeres durante nuestros embarazos en este nuestro "primer mundo"...pero sí un embarazo sin ilusión, con mucho miedo y angustia...temiendo tu nacimiento y que fueras una niña...porque entonces tu madre de nacimiento se vería obligada a abandonarte.

Ya te digo, que todo es fruto de mi imaginación que, eso sí, la he ido tejiendo con el conocimiento que me otorga el haber leído e investigado tantísimo sobre la situación tan dura de las mujeres en China y el por qué del tan alto índice de abandono de bebés, sobre todo de niñas (al final de la entrada voy a dejar algo de la bibliografía que he leído al respecto) los y las que me conocéis ya sabéis que siempre he estado sensibilizada con la lucha por la igualdad y la denuncia de situaciones que muchísimas mujeres están viviendo por el mero hecho de serlo...y esto influyó mucho en la elección de China como país de adopción.

Pues este conocimiento es el que hace que mi imaginación vuele a las horas previas y posteriores a tu nacimiento, y en estas horas no le presto atención a la figura de tu padre biológico, que no se si estuvo o no en tu parto, ni a las figuras de la familia materna o paterna, quizás sí a la presencia de una abuela que ya había vivido algo parecido o peor aún...sólo le presto atención a esa mujer que te llevaba en su vientre, a la que abrió su cuerpo entre dolores para que tu nacieras...sabiendo que cuando lo hicieras, ese lazo que te unía a ella se rompería para siempre...esa mujer que se enfrentó no sabemos a que historias durísimas, a la que tuvo que tomar la decisión de dejarte nacer a pesar del riesgo tan grande que corría...a esa mujer que tendrá que vivir el resto de su vida con la incertidumbre de que fue de esa niña que parió un 3 de julio de 2011.

Y hoy, que ya cumples cinco años, me siento preparada para hablar de ella...hoy que ya no siento rencor por las duras condiciones en las que te hizo nacer y vivir y, que tanto van a condicionar tu futuro,  porque hoy puedo llegar a entender que ella no fue la protagonista de su vida, que seguramente fueron muchas y muchos los que escribieron las líneas de su historia que la llevaron a tomar la dura decisión de abandonar a su recién nacida...y hoy, me gustaría poder sentarme enfrente de ella y hablarle de ti, de esa maravillosa niña en la que te has convertido, que te cuesta mucho avanzar pero que trabajas durísimo por hacerlo, que cada una de tus sonrisas ilumina nuestro mundo, que me encanta cuando me agarras de la mano muy, pero que muy fuerte, que eres cariñosa y tienes muy claro lo que quieres, que eres una niña muy feliz, que sigo siendo tu traductora y tu voz, que eres lista y mandona, muy mandona, que eres bellísima...seguramente igual que ella, que tienes unos rasgos exquisitos y que te has convertido en nuestra vida entera... hoy quiero reconciliarme con tu madre de nacimiento y compartir con ella el agradecimiento por haberme permitido ser tu MADRE y compartir mi vida contigo.

Hoy, como cada tres de Julio desde hace cuatro años, encenderé una vela en casa en su memoria y ojalá la calidez de su llama le reconforte el alma en un día probablemente especial para ella ...ojalá le llegue a sus oídos tu hermosa risa ...

Feliz cumpleaños MI AMOR...


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


(Una serie de historias verdaderas sobre madres chinas que abandonaron a sus hijas por varios motivos (pobreza, la ley de un niño por cada familia, la preferencia en China para los niños sobre las niñas). La intención de Xinran al escribir este libro era ayudar a las hijas chinas adoptadas en el oeste a entender por qué sus m adres biológicas las abandonaron. Quiere explicar que no era por falta de amor sino por las condiciones tan duras en la sociedad China en aquellos tiempos.)


(Xinran descubre para el lector occidental un mundo de humillaciones desconocido, da voz a las silenciadas para que se hagan oír por todo el mundo. Sus testimonios se convierten en denuncias, en relatos tan reales como desgarradores que ningún lector con corazón puede conocer sin romperse por dentro. Xinran desgrana todo un catálogo de situaciones vejatorias cometidas en nombre de la ideología, del poder, del dinero, de la mera fuerza física y, sobre todo, de una sociedad que relega a las mujeres a un papel no ya secundario sino meramente instrumental, en muchos casos (en este sentido, el último de los capítulos es realmente sangrante).

(La obra, publicada en China por primera vez en 1996, llega a España a través de la editorial Kailas. En ella, Mo Yan (seudónimo que significa 'sin hablar') describe la historia de su país durante el siglo XX, marcada por la penuria, la violencia, la opresión, la guerra y el machismo. Esta última es una de las claves del libro, que narra la vida de Shangguan Lu, una mujer maltratada por su familia política por no 'ser capaz' de engendrar un varón.)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar...nos encanta saber que nos lees